viernes, 20 de octubre de 2017

LOS DILEMAS DEL TLCAN.




La discusión en torno al TLCAN le ofrece a México, y en adelante a las demás naciones, la oportunidad de re-construir sus cadenas productivas al interior del país, generar ventajas comparativas dinámicas más que aprovechar las estáticas (geografía, recursos naturales, mano de obra) y recuperar el crecimiento de la producción y del ingreso nacionales a partir de mercados internos y más simétricos. Esto obligaría a transformar las relaciones subordinadas y dependientes que la elite rentista construyó, y volver a construir burguesías dedicadas a la producción, la innovación y el desarrollo de la producción real. Regresar a los términos de la OMC en este marco no sería un desastre sino el inicio de otra época.

 

 

Por cuarta ocasión, después de siete días, terminó el 17 de octubre una ronda más de discusión sobre cambios en el TLCAN. Detrás de los planes, anuncios y balances que se han realizado, las fuerzas económicas de los tres países aún no acuerdan reconocer lo evidente. Se trata de tres actores nacionales que conocen, gozan y padecen los efectos del TLCAN, pero no consiguen conciliar las fuerzas políticas y económicas al interior y exterior de sus países.

 

EEUU tiene dos niveles de enfrentamiento y discusión sobre el TLCAN, uno interno, otro externo. Al interior, además y a pesar de Trump, se encuentran las corporaciones frente al estancamiento económico y la promesa política del redespliegue. Las corporaciones, las agroindustrias sobre-subsidiadas y las automotrices deslocalizadas, representadas en la Cámara de Comercio de Estados Unidos (USCC), se han posicionado rotundamente a favor de conservar el TLCAN, bajo el cual han recibido protección que no tendrían con la OMC. Contra la USCC está la "búsqueda trumpiana" por reactivar la economía doméstica, disminuir desempleo y aumentar la productividad a partir de la nueva industria automotriz eléctrica y robotizada. Esta segunda posición acusa a México como el máximo beneficiario del TLCAN y ha manifestado, apoyada en la ideología proteccionista anidada en crecientes sectores sociales, sindicatos y empresarios, su deseo por cancelar el TLCAN.

 

Por otro lado está Canadá, una de las economías con mayor apertura comercial del mundo, abiertamente librecambista neoliberal, aunque con un comercio exterior con América del Norte inferior a un tercio de su PIB. Opera con una amplia diversificación productiva y comercial, está estructurada transnacionalmente, y posee una composición técnica avanzada. De manera paradójica, el gobierno canadiense se ha declarado en contra de los bajísimos niveles de salario en México, aunque a favor del libre comercio y movilidad de capitales. El 10 de octubre, el primer Ministro de Canadá declaró que su país no ha sido el problema del TLCAN, que México es el problema; y que su comercio con EEUU podría continuar bilateralmente. Esto se lo propuso a Trump cuando aterrizó en Washington ese día1.

 

 

CRECIMIENTO DEL COMERCIO MUNDIAL , Fuente WTO Statistical Outlook, 2016

En México, por otra parte, se posicionan sectores empresariales divididos; una clase trabajadora con salarios diez veces inferiores a los de EEUU o Canadá; un aparato institucional obediente y atento a la decisión de la administración estadounidense; y defensores de los intereses transnacionales como proyecto de nación. La división en la postura del sector empresarial mexicano se debe a la destrucción de la burguesía nacional que el TLCAN completó con la entrega de la industria productiva al interés transnacional y convirtió a los sobrevivientes en una élite rentista dueña de medios de comunicación, servicios y ensamble. Pocos son los empresarios interesados en defender condiciones de producción y comercio autónomas (como las de la OMC), pues la mayoría empresarial está enganchada a cadenas de valor estadounidenses (82% de las exportaciones) articuladas a través del TLCAN. (Ver gráfico)

 

 

De manera transversal, las élites rentistas que quedaron están conformadas por grandes grupos financieros, monopolios tecnológicos, gobernantes desreguladores del mercado. Éstas se enfrentan con el capital productivo, defendiendo su feudo a través de este librecambio neoliberal. Por esta razón es que hay representantes nacionales en torno al TLCAN, que aún promueven el dogma exportaciones=crecimiento con conciencia que dicha relación no existe y que los salarios se han desplomado en los últimos 20 años en el mundo. Insisten en una noción muy elemental del pensamiento librecambista alemán: que el incremento en las exportaciones genera, de manera natural, crecimiento de la producción. Sin embargo, en estas dos décadas se ha demostrado que esto no sucede así, en particular, desde el 2008.2 La relación depende de qué se exporte; exportar mano de obra barata no genera crecimiento sino estancamiento como México ha visto desde 1990.

 

Para países con burguesías compradoras y rentistas, el comercio internacional se convirtió en un sistema de eslabonamiento deslocalizado de la producción. En cada país, es posible especular para obtener ganancias, construir mercados de futuros y obtener una renta del abaratamiento de la mano de obra nacional. Es por esto que, repentinamente, han reaparecido dentro del TLCAN las voces defensoras del neoliberalismo y del libre mercado extremo. En el caso mexicano, la renta del TLCAN se expresó en las ganancias por diferencia de salarios (y consecuente migración de 12 millones de mexicanos en EEUU) construida a partir de la flexibilización del mercado de trabajo y la destrucción sindical.

 

El cálculo político del sátrapa Trump va por ganar votos para las elecciones al Congreso estadounidense en julio del 2018, y por ninguna otra parte, con o sin empresas.

 

 

Oscar Ugarteche

Investigador Titular IIEc-UNAM / SNI. Coordinador del proyecto OBELA

 

Armando Negrete

Proyecto OBELA

 

http://www.obela.org/content/los-dilemas-del-tlcan


jueves, 19 de octubre de 2017

El frijol: alimento vital



El frijol es uno de los principales alimentos en la dieta de los mexicanos, originario de Mesoamérica, particularmente del centro de México, éste se expandió hacia Centro y Suramérica y se tienen evidencias de haberse cultivado desde hace aproximadamente 8 mil años.


Es una planta rastrera y trepadora perteneciente a la familia de las leguminosas (Leguminosae o fabaceae). El fruto es una vaina comestible en estado fresco, denominado “ejote”, mide aproximadamente entre 10 y 12 cm, el cual en su interior contiene cinco o seis semillas formadas en hilera. Al llegar a la madurez dicha vaina se abre sola, dando lugar a los granos secos, a los cuales en este estado se le conoce como legumbre.
Por tradición milenaria, es costumbre sembrarlo de manera conjunta con el maíz, pues sirve de sostén a la enredadera del frijol, las raíces de ésta última fertilizan el suelo, al fijar el nitrógeno de la atmósfera y con ello favoreciendo una mayor productividad de las tierras.
En el mundo se conocen alrededor de 150 especies de frijol, en nuestro país existen 50. Las más comunes son el comba, el ayocote, el tepari y el común, a su vez existen aproximadamente 70 variedades, las cuales han sido agrupadas, según su color en: negro, amarillo, blanco, morado, bayo, pinto y moteado.
Aunque es un alimento altamente nutritivo, el consumo por habitante en los últimos 30 años, se ha reducido considerablemente, de un promedio de 16 kilogramos por persona en 1980 pasó, a 8.4 kg, para 2016.
En esta Brújula de Compra te damos un panorama general del mercado del frijol, y te decimos cuánto cuesta al menudeo y en dónde lo puedes adquirir a los mejores precios.
Producción nacional
El frijol es líder en la producción nacional de las legumbres, pues aporta 84% del volumen total de este grupo (ver gráfica 1).
/cms/uploads/image/file/331564/Gr_fica1.png
De acuerdo con información de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA), el frijol es un cultivo cíclico, es decir, su periodo vegetativo es menor a 12 meses y requiere de una nueva siembra para la obtención de la siguiente cosecha. Se divide en dos periodos: primavera-verano (del 1 de marzo al 30 de septiembre) y otoño-invierno (del 1 de octubre al 28 de febrero).  Aunque se produce en ambas temporadas, 80% de la producción proviene del primero. A marzo de 2017, para el ciclo agrícola 2016 se obtuvo una producción de 1 millón 094 mil toneladas, 1.31% más que la obtenida con respecto al año agrícola anterior.
Aunque este grano se cultiva en toda la República Mexicana, bajo casi todas las condiciones de suelo y clima, son cuatro las principales entidades federativas que cosechan la mayor parte de la producción nacional total: Zacatecas, Durango, Chihuahua y Sinaloa, ver gráfica 2.
/cms/uploads/image/file/331565/Gr_fica2.png
El tipo de frijoles obtenidos durante ese periodo fueron: negros, pintos, claros (azufrado, bayo, mayocoba, peruano, entre otros) y de flores (mayo y junio), ver gráfica 3.
/cms/uploads/image/file/331566/Gr_fica3.png
Disponibilidad
Los meses de mayor disponibilidad del producto son febrero, octubre, noviembre y diciembre. Sin embargo, es en el último trimestre del año en donde se concentra el 63% de la producción, alcanzando su máximo nivel en noviembre (34.6%) y el mínimo en junio (0.8%), como se muestra en la siguiente gráfica:
/cms/uploads/image/file/331567/Gr_fica4.png
La planta de esta legumbre es muy susceptible a condiciones extremas. La cantidad y distribución de la precipitación pluvial es una de las principales causas que afectan la productividad del cultivo. Una reducción en la producción, trae como resultado un incremento en los precios del grano por una baja en la disponibilidad del producto.
Comercio Exterior
De acuerdo con información del Atlas Agroalimentario 2016, publicado por la SAGARPA, en el mundo México contribuye con el 5.5% de la producción de esta legumbre, lo que lo ubica en el 4to. lugar, siendo la nación líder Myanmar uno de los 49 países que componen el continente asiático.
La cantidad que producimos de frijol no es suficiente para alimentar a todos los mexicanos, así que también lo adquirimos del extranjero. Tanto las exportaciones (dos terceras partes) como las importaciones tienen como origen Estados Unidos (90%). Los principales compradores de esta semilla son Reino Unido, Indonesia y Pakistán, cada uno, en promedio anual, importa tres veces más de lo que México exporta.
Cuánto cuesta
En nuestro país se comercializan diferentes tipos de frijoles, ya sea a granel o empaquetado. Este último se ofrece, por lo regular en bolsa de 750 g, 900 g, 907 g y 1 kg.  Esta leguminosa se vende al mayoreo según su variedad desde $9.00 (Flor de junio) hasta $28.00 (Cacahuate bola) por kilogramo, al considerar los valores mínimos del rango de precios, como se muestra a continuación:
/cms/uploads/image/file/331568/Tabla1.png
Para mostrar los precios al menudeo, seleccionamos del catálogo del Programa Quién es Quién en los Precios de PROFECO, que abarca 49 ciudades en la República Mexicana, y que cuenta con cerca de 3,785 productos, el precio de 6 tipos de frijoles en la presentación de bolsa de 900 g. Para mayor información puedes consultar en el sitio https://www.gob.mx/profeco.
Al analizar los datos, el frijol negro D'Calidad Chedraui observó el precio más bajo, $17.90, mientras el máximo se registró en la variedad peruano marca Verde Valle, $40.29, con una diferencia de $8.58, como se aprecia en la siguiente tabla:
/cms/uploads/image/file/331569/Tabla2.png
Propiedades nutrimentales
Es un alimento altamente nutritivo, se caracteriza por su alto contenido de proteínas vegetales, también aporta carbohidratos, vitaminas del complejo B (tiamina, niacina, riboflavina y ácido fólico), minerales (calcio, hierro, fósforo, magnesio y zinc), antioxidantes y ácidos grasos Omega 3.
Estas vitaminas ayudan a mantener un sistema nervioso saludable, un funcionamiento adecuado del aparato digestivo y una piel sana. El consumo de ácido fólico se hace indispensable principalmente para las mujeres embarazadas y lactantes.
De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el frijol no sólo contiene un bajo índice glicémico y poca grasa, sino también una gran cantidad de fibra, dando con ello, no sólo estabilidad en los niveles de azúcar en la sangre, sino también una sensación de saciedad.
Gracias a sus propiedades ayuda a prevenir y controlar enfermedades cardiovasculares,  hipertensión, colesterol alto, diabetes, obesidad, cáncer de colon y seno, osteoporosis y anemia. Además, reduce los síntomas de la menopausia, gracias a los fitoestrógenos.
Al consumir frijoles se sugiere combinarlos con un cereal (arroz, tortilla, maíz, etc.), de esta manera le proporcionas a tu organismo una proteína de alto valor biológico, similar a la de origen animal. También puedes agrégarles alimentos ricos en vitamina C, como limón, jitomate, etc., ayudan a asimilar el hierro. Evita tomar bebidas con cafeína, pues hace deficiente su absorción.
Recomendaciones
De compra
  1. Revisa que estén en buen estado, si se ven arrugados, quebrados o descoloridos es porque ya están viejos y no se coserán adecuadamente.
  2. Si presentan pequeños agujeros, significa que tiene gorgojos y ya no sirven. Es una plaga que infesta a los víveres que están a su alrededor.
  3. Calcula el precio por unidad de medida para que puedas verificar precios entre marcas y presentaciones.
  4. Compara precios, consulta nuestra herramienta Quién es Quién en los Preciosen el sitio en internet de la Profeco, http://www.gob.mx/profeco, o a través de la aplicación móvil para teléfonos inteligentes disponible de manera gratuita para Android. Así no pagarás de más por un mismo producto, ni tendrás que ir de tienda en tienda.
Para su consumo
  1. Déjalos remojando en agua toda la noche y luego deséchala, de esta manera evitarás malestares estomacales.
  2. Procura no cocerlos demasiado para mantener sus propiedades nutrimentales.
  3. Déjalos enfriar antes de refrigerarlos.
  4. Una vez cocidos se pueden congelar, duran hasta tres meses.
Fuentes:
[1] Banco de México. Fideicomisos Instituidos en Relación con la Agricultura (FIRA). “Panorama Agroalimentario. Frijol 2016”. Consultado el 13 de septiembre de 2017, en:  https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/200638/Panorama_Agroalimentario_Frijol_2016.pdf.
Por: Sharai Isabel Abaroa Silva