jueves, 31 de diciembre de 2015

La Mercancia, es la Mercancia y en adelante la respetas.

Fernando Ochoa V.
Año 1838

petición:
El emperador chino Mingning,
apelo a la “ moral, virtuosa y cristianisima”
de la reina Victoria, solicitándole que
prohibiese a sus súbditos vender en china
lo que no era licito en gran bretaña”.

Respuesta:
Cámara de los Comunes.
era inoportuno abandonar una fuente de ingresos
tan importante como el monopolio
de la Compañía de las Indias en materia de opio”.


Desde su nacimiento la sociedad capitalista se nos presenta como un inmenso arsenal de mercancías. las mercancías son objetos reales o ficticios con características determinadas y especificas cuya función es satisfacer una necesidad, importando nada si esa necesidad brota del intelecto, del cuerpo o del espíritu.

De tal suerte que a medida que el capitalismo se desarrolla, que va adquiriendo madurez, va incorporando a su ámbito de influencia mas y mas objetos, trasmutandolos simultáneamente en mercancías, con lo cual las sujeta a las leyes y normas de la valorización del capital, incluso en el extremo, el capitalismo convierte en mercancías, estados de animo, emociones, y pensamientos que por sus mismas características se creería que no son susceptibles de ser sujetas a las leyes del capital. basta saber que algunos han cambiado su dignidad y su honra por una contraprestacion (precio) en metálico, para tener la certeza que así es. ¿Quien no conoce a una persona que a realizado este tipo de intercambio?

Ya desde el capitalismo joven, cuando se pregonaba el mercantilismo, el libre comercio, el libre mercado y la libre competencia, la sociedad burguesa ya daba muestras de su poderío filosófico, orgánico e ideológico, al trasformar en mercancía, el honor, la dignidad, los principios y las convicciones, de damas y señores de la corte, encumbrados burgueses, acaudalados gentilhombres, hasta depauperados siervos de la gleba quienes por unas monedas, entregaban a sus hijas a hombres ancianos y desconocidos, realizaban reverencias inmerecidas a autocratas homicidas, traicionaban movimientos y acciones del pueblo que combatían a las monarquías.

por eso es de risa que, actualmente algunos se envuelvan en estos “valores” propios de la sociedad burguesa, para decir y sostener que no padecen de los defectos morales de la clase dominante del capitalismo.
A decir del sabio alemán, el avance del capitalismo es como una locomotora que arrolla al que se planta sobre su vía de expansión queriéndola detener, ya sea por medios legales o jurídicos ( legislando en contra pues), o por medios morales y religiosos ( amenazar con el infierno, y los peroles de aceite hirviendo en el purgatorio). De tal suerte que todo aquel individuo, grupo social, o clase que se oponga al avance y desarrollo del capitalismo, sera echo a un lado y sera condenado al ostracismo, si le va bien.

Regresando al punto, la mercancía, ( verdadera partícula de dios),concentra todas las contradicciones del capital y de la sociedad burguesa, que debe contener para poder ser mercancía dos valores:el valor de uso y el valor de cambio.

El primero esta dado por sus características, funciones y utilidades físicas, por sus propiedades naturales de su materialidad y el segundo determinado por la cantidad de trabajo socialmente necesario incorporado en su producción, lo que le otorga la capacidad de ser intercambiada por otra mercancía que contenga una cantidad igual de trabajo socialmente necesario en su producción,mismo intercambio que se desarrolla en un mercado, por un precio que oscila alrededor de su tiempo de trabajo socialmente necesario par su producción en las condiciones medias de producción .

Tal relación mercantil se observa en la vida real en el intercambio de mercancías por una mercancía especial que a conquistado el lugar de ser el equivalente general de todas las demás mercancías en que se tasa su valor y precio, que es el dinero o la moneda.



Sirva esta perorata para definir que el debate actual de la legalización, regulación o despenalizacion de la mercancía denominada marihuana, esta total y definitivamente rebasado.( La locomotora ya la subió a su plataforma, ya la reclama con urgencia para ser parte de su arsenal de satisfactores y valores de uso, que la sociedad alienada exige este a su disposición como el afamado SOMA de aldous huxley en su libro de ciencia ficción, un mundo feliz.)

El sistema económico (el capitalismo) ya dio las señales suficientes de que es una mercancía con toda la barba, que satisface todos y cada uno de los extremos que se exigen para que lo sea, es decir, que sean simultáneamente un valor de uso y un valor de cambio; único impedimento que este racional, sistema capitalista de producción, tiene para no incorporar al ámbito de la valorización de capital a los productos que dentro de su área de influencia circulan.

En la realidad económica, la mercancía denominada marihuana, tiene años de ser parte del proceso de valorización del capital, osea ya cumple con el ciclo mercancía – dinero – mercancía (M-D-M), y mas profundamente, con el verdadero ciclo del plus valor dinero-mercancía– dinero incrementado (D-M-D´).

Desde hace ya casi 100 años que el proceso de valorización del capital a través del circuito da producción, distribución, comercialización y consumo de la mercancía MARIHUANA, se realiza a contrapelo de las opiniones morales, éticas, económicas, de salud, etc. tan en boga por mucho tiempo y que trataron de contener demonizando la hierbita, estableciendo prohibiciones y hasta sanciones diplomáticas, comerciales, económicas y penales graves para aquellos individuos, empresas y gobiernos que dedicaran y orientaran sus capitales a valorizarlos en este circuito económico.

Hoy estos opositores de principios éticos, moralistas, y otros flaquean y se doblegan; justifican su cambio de actitud, ante el futuro promisorio que para el capital representa, el reconocimiento de que este circuito económico, es el mejor existente para la valorización del capital, dada, la magnitud enorme de la plusvalía generada en el mismo, y se lanzan con todo a eliminar las barreras a la entrada que les impide su participación generaliza.

De tal suerte que detrás de los discursos de los promotores acomedidos, esta el interés del capital de ejercer uno de sus derechos fundamentales, que su propio sistema económico le garantiza, y que su sistema jurídico hoy le impide: digo la libertad del capital de invertirse en el sector económico que le otorgue la mayor plusvalía posible, la que le garantice la mayor tasa de ganancia.


El mercado de la producción, comercialización, distribución, consumo, financiamiento, y desarrollo tecnológico de las drogas, en este caso de la mercancía denominada marihuana, tiene una tasa de ganancia muy superior a la obtenida en el circuito de cualquier mercancía, sea esta de tecnología, de energía y muchísimas manufacturas, aunque debo decirlo, el que suscribe no tiene lo elementos estadísticos para afirmarlo con la contundencia requerida.

El capitalismo global, ya no soporta mas prohibiciones, buscando algo con que reactivar su maltrecha economía, con muchos afanes ya descubrió que para darse un nuevo impulso que su vejez le a estado negando, requiere de un nuevo mercado, de una nueva mercancía, que venga a ser, como lo fue, el algodón, en sus inicios, las armas posteriormente, el petroleo mas recientemente y la tecnología últimamente, que sea la palanca para impulsar el desarrollo de un nueva etapa del capitalismo, como nueva sangre que lo rejuvenezca. Y lo a encontrado bajo sus propias narices, y por el va, el mercado de las drogas, el circuito económico que se genera en torno a mercancías como la amapola, el peyote, el hachís, los hongos, la mezcalina, la cocaína, las meta anfetaminas y otras, para el caso nuestro especialmente de la marihuana.

Sin embargo el capitalismo global, no es irracional cuando de protegerse como sistema se trata, ya realizo y esta realizando pruebas de como funcionaria si se derrumban los impedimentos de su operación, que busca activa y soterradamente, como seria ese mercado, cuantas ganancias generaría, y como el propio Estado burgués, y su administrador, el gobierno, se beneficiaria a través de los ingresos fiscales que le generarían a sus arcas los impuestos a los cuales estarían sujetas estas nuevas mercancías.

Solo como un estimado y muy malo por cierto, la agencia antidrogas de los estados unidos(DEA), estima que las ganancias generadas al cartel del chapo Guzmán, la exportación de drogas a los Estados Unidos, oscilan entre 18 mil y 35 mil millones de dolares al año, siguiendo con las estimaciones malas, supongamos que es la primer cifra, si estas fueran ganancias legitimas y legales, el 30 % de esa cantidad ingresarían a las arcas publicas como impuesto sobre la renta, es decir, unos 6 mil millones de dolares caerían anualmente en el tesoro publico.

Aun mas y siguiendo con las especulaciones, esos 18 mil millones de dolares anuales, ingresarían legalmente a los circuitos financieros bancarios y bursátiles nacionales, la burguesía financiera estaría de placemes, aplaudiendo a rabiar con la legalización.

Todo esto sin considerar que al ser una mercancía especial, estaría sujeta al IEPS, como los refrescos, el tabaco o el alcohol, ademas de cargarle el IVA etc.

ya se dieron una idea de porque las drogas y en principio la marihuana sera legal en México? Si no sucede así, en los Estados Unidos, centro del capitalismo mundial, ya encontraron que las drogas es su nuevo sector de producción que sacara del estancamiento a la economía norteamericana.

No es la primer vez que el capitalismo se ve en la necesidad de utilizar mercancías especificas, las cuales utilizar como palancas de desarrollo, para el caso cito, la producción, comercio, distribución y consumo del tabaco, y el alcohol, mismas que en un principio fueron monopolizadas por el gobierno, constituyéndose por muchos años en la fuente principal de sus ingresos fiscales, en la gran mayoría de los países considerados de desarrollo avanzado, y de los de desarrollo medio, tal es el caso de nuestra patria.

De tal suerte que hasta la fecha tales mercancías, tabaco, y alcohol mantienen mercados pujantes y que incluso se les a sobre-regulado y sujetado a un sistema impositivo especial en todas las naciones. Siendo ejemplos muy palpables, de que cuando el capitalismo quiere, no hay poder moral, ético, jurídico, policíaco, religioso,de salud, que lo pueda detener.

Y en estos tiempos en que el sistema económico capitalista de claros síntomas de agotamiento, al no poder reiniciar la senda del crecimiento, manteniéndose en la mediocridad, sin encontrar la manera de reactivar la economía, aun y cuando a a recurrido a su vieja carta de reactivar el complejo militar industrial, sector que en algún tiempo les dio resultado, lanzándose a la guerra en todos los lugares donde a podido, que sin embargo, no les a funcionado a pesar que en este esfuerzo lo acompañan, Francia, Inglaterra, Alemania, Canadá y Rusia.

Pero los Estados Unidos tienen una as bajo la manga. El comercio de drogas. El cual ya lo esta ensayando en mas de 25 estados de la unión Americana, así que en México, se va a legalizar la droga, porque si no se corre el riesgo que sea obligado a firmar un tratado asimétrico donde Estados Unidos tenga el monopolio del comercio de drogas en territorio nacional.

Por las buenas o por las malas, tal y como le sucedió a los chinos que en 1750 que con una pistola en la cabeza el emperador chino firmo un tratado, otorgándoles a los ingleses el monopolio del comercio del opio en china, y así financio el nacimiento y mantenimiento del gran imperio británico por cerca de 200 años.


Frente a los puertos de china la armada ingles izo gala de su poderío para obligar al emperador a anular el decreto que había emitido prohibiendo el consumo y el comercio de opio en todo el territorio de chino,que era producido por la compañía inglesa de las indias orientales, patrocinada por la corona inglesa y protegida por la marina real británica.

No hay comentarios.: